sábado, 21 de septiembre de 2019

La henna no coge en la raíz, ¿qué hacer?

¡Muy buenos días chicas y chicos y bienvenidos a Ciencia de ti, la web donde hablamos de todo!

Hay una pregunta sobre la henna que me hacen prácticamente todos los días, a pesar de que he hablado de ello en mi canal y en mi guía sobre la henna, y es la siguiente:

¿Qué hago si la henna no me coge en la raíz conforme crece?

Os cuento una cosita: Si os habéis puesto henna sobre vuestro pelo teñido, la henna os cogerá más que si lo habéis hecho sobre vuestro pelo virgen, sin teñir. 

La henna sobre pelo teñido coge intenso, pero la henna sobre pelo natural solo da reflejos. Por lo tanto, la raíz que sale, siendo pelo virgen, solo tomará unos leves reflejos y no se teñirá como el resto.

¿Qué podemos hacer? Es bien sencillo. Para que la henna tiña sobre pelo virgen, especialmente si es castaño o moreno, necesitamos aclarar un poco nuestro cabello. Podemos hacerlo de diferentes maneras, pero para mí la más fácil y sencilla es utilizar el spray aclarante de Camomila Intea:




Este spray de utiliza con el cabello húmedo, recién salida una de la ducha. Se aplica el spray en las raíces o en la zona que queramos aclarar, y se deja actuar, siguiendo las instrucciones. Después puedes secar con secador o como lo hagas de manera habitual. El calor ayuda a aclarar el pelo. 

Recomiendo, para llegar bien a todas las raíces, ir separando el pelo por secciones. 

¿Cuántas veces utilizarlo? Eso dependerá de lo oscuro que sea tu cabello. Simplemente utiliza el spray hasta que veas que el pelo se ha aclarado un poco. Yo tengo el pelo castaño y con una vez me sirve, pero otras chicas lo aplican dos o tres veces antes de poner la henna.

Si tu pelo es claro de forma natural, no será necesario utilizar este spray para que se note la henna en tu pelo, pero siempre puedes utilizarlo para intensificar el tono de la henna cuando la apliques.

¿Daña el pelo? Aclarar el pelo siempre daña y reseca el pelo, el truco es utilizar el spray en su justa medida. Podéis ver mi pelo: ¿lo notáis dañado? La respuesta es no, está genial, y yo uso este spray. Pero lo utilizo en su justa medida, aclarando solo lo justo y necesario para aplicar la henna. Creo que me habéis entendido.



No os preocupéis que las instrucciones están en la caja del spray y es muy fácil de utilizar. ¡Ya me contáis qué tal!

Irene Vila✨



INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)




Revelo mi CHAMPÚ FAVORITO


Vale, es verdad, no es ningún secreto. Os lo he contado por mil veces por aquí, por Instagram (soy @iirpel, búscame!), por Youtube... Así que ya no es ningún secreto.

Tengo el pelo muy graso,muy fino y muy liso. No cualquier champú me va bien. Si tienen siliconas me engrasan mucho el pelo. Si son muy hidratantes o muy reparadores también, me apelmazan el liso. También busco un champú que me deje el pelo manejable, porque lo tengo muy largo y muy fino y se me hacen muchos nudos. Y obviamente busco un champú que tenga buenos ingredientes y sea respetuoso con el medio ambiente. Al fin, lo encontré.💘

Yo busco siempre champús que limpien en profundidad toda la grasa, que no fomenten la grasa, que revelen el brillo del cabello, que le den vitalidad y lo dejen fresco, con volumen... Pero es cierto que muchos champús purificantes resecan demasiado el cabello y lo dejan difícil de desenredar.

En mi búsqueda por el champú perfecto he pasado por muchas marcas hasta dar con uno que me deje el pelo PERFECTO. Y soy consciente de que cada una tiene un tipo de pelo y este champú NO va a ir bien a todas.

Pues bien, os presento mi opinión del champú revitalizante de Ginseng de Naturvital (antes se llamaba Naturaleza y Vida):



Este champú me ha parecido una pasada. Sus ingredientes de origen natural, es un champú SIN siliconas por lo que no apelmaza el pelo, su aroma extraño y verde, el brillo rabioso que deja en el pelo, lo suelta que me deja la melena, el hecho de que NO me enreda más el pelo ni me lo reseca. el ver mi pelo brillante y reparado, lo comprometida que está la marca con el medio ambiente y el cruelty free, su precio asequible... 

Me he enamorado de este champú y otro más de esta marca del que ya os hablaré.

Es un bote de 300 ml y yo lo suelo encontrar en el Corte Inglés. Pero si no tenéis el Corte Inglés cerca, siempre podéis hacer click arriba en el enlace que os he dejado de Amazon y te lo traen a casa. Fácil y sencillo. Si hacéis esto además yo me llevo una pequeña comisión, así que gracias por ayudarme.

La textura del champú es algo espesa y gelatinosa, transparente, hace espuma. 

¡Probadlo y contadme qué tal! ¡Yo siempre repito! ¡Una y otra vez!

Irene Vila✨



INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)



¿EXISTE SATANÁS? Este libro lo revela con experiencias alucinantes



¿Existe Satanás? ¿Existe el demonio? ¿Existen los ángeles? ¿Existen los ángeles caídos? ¿Existen los malos espíritus? ¿El demonio existe? ¿Hay un demonio o hay muchos?

Sé que hay muchos de estos temas que no gustan o que dan miedo, pero veo necesario hablar de esto para advertir de ciertos peligros.

Queridos lectores, nos encontramos ante uno de mis temas favoritos 😍 No solo me apasiona porque es un tema curioso y hasta morboso, sino que también me apasiona porque reconozco que conocer esto me ha dado mucha fe y muchas armas.

Jesucristo habla del demonio. Él mismo expulsaba demonios. Así que la Iglesia Católica defiende la existencia del demonio.

Satanás era el ángel Luzbel, el más bello. Dios hizo a los ángeles y a los hombres libres, y Luzbel decidió traicionar a Dios.  Fue expulsado del paraíso y derrotado por San Miguel Arcángel en nombre de Dios.



¿Qué quiere? Si por un lado Dios quiere salvar a las almas y que vuelvan con Él al Cielo para ser felices y amadas por toda la eternidad, por otro lado Satanás quiere justo lo contrario, arrebatarle a Dios a sus hijos y llevarlos por el mal camino hasta el infierno.

Os voy a recomendar un libro que me ha encantado para entender todo esto: El último exorcista, de Gabriele Amorth:




Este hombre fue el exorcista oficial del Vaticano durante muchísimos años, ha practicado miles y miles de exorcismos y conoce muy bien las armas que utiliza el demonio para llevarnos a su terreno. Ha escrito varios libros sobre el tema, cada cual más apasionante, tengo ganas de leerlos todos. 



(Por cierto, hay en Youtube algunas entrevistas con él cuando los de Cuarto Milenio consiguieron que él fuera al programa. Me impactó cuando enseñó una caja llena de clavos que se habían materializado de repente en la boca de los endemoniados que él mismo exorcizaba. Los guarda como prueba palpable. Id a ver los vídeos de Youtube!)

Este que os presento lo he leído dos veces. En él Gabriele Amorth cuenta de qué manera el demonio entra en nuestras vidas y hasta en nuestros cuerpos, o bien en nuestras casas. (Por ejemplo se le puede abrir la puerta mediante ouijas, brujería, chamanes, falsos clarividentes, embrujos, venta de almas al diablo, sectas satánicas, pecados, etc. O bien puede venir de repente, sin más.)

En este libro se advierten de los terribles peligros que supone abrirle paso al mal en tu vida, pues Satanás es mentiroso y hará lo que haga falta para parecer bueno, acercarse lo más posible a sus víctimas para poco a poco destruirlas o incluso matarlas.

Gabriele no se anda con chiquitas y cuenta las cosas tal cual las ha vivido él. Para ilustrar el mensaje de advertencia que nos da, se sirve de los relatos de las experiencias más llamativas que ha vivido él durante los exorcismos.

Qué os voy a decir... Me parecen increíbles las experiencias que ha vivido Gabriele desde que fue nombrado exorcista. Me parece increíble la fe que tiene este hombre. Me parece increíble cómo conociendo las experiencias de Gabriele al demonio puedes encontrarte con Dios, tal y como él lo ha hecho.

¿Da miedo? No os voy a mentir, yo soy una cagueta. La primera vez solo podía leer el libro a plena luz del día. La segunda vez ya pude leer por las noches porque ya sabía de qué iba la cosa. Es un libro de hechos reales, nada de ficción. Y pensar que es todo real, da respeto.

Me quedo con una frase de Gabriele. Alguien le preguntó: "Padre Amorth, ¿Teme usted a Satanás?" Él le respondió: "No soy yo quien le teme, es él quien me teme a mí, a mí y a todos aquellos que viven en Jesucristo."

Pues bien, ¡vivamos en Jesucristo!

Os he recomendado este libro por activa y por pasiva en otras redes (Instagram, Youtube), y ahora quería hacerlo por mi web.

Ese libro me ha ayudado mucho en mi fe. Me parece precioso el mensaje final de Gabriele: ¡Dios vence! ¡Dios vence al diablo! Es grande el poder de Satanás, y hay que tener cuidado, pero mucho más grande es el poder de Aquel que le vence, que es Dios.



El libro te hace entender muy bien cómo funciona el mundo espiritual, la cuarta dimensión, qué astucias utiliza Satanás para seducir a sus víctimas, cómo es (un mentiroso). 

Me ha ayudado a tener fe y a entender mejor la vida espiritual y sí, es un libro que he disfrutado porque el tema me apasiona.

Espero que lo disfrutéis tanto como yo, ¡admiro mucho a Gabriele Amorth y su labor, su vida entregada a luchar a favor de Cristo!


Irene Vila✨



INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)



sábado, 7 de septiembre de 2019

Tema tabú



Repito con un tipo de post que sorprendentemente para mí, siempre os gustan mucho.

Como os dije en el post de "convertir la tristeza en creatividad", me he prometido a mí misma sacar provecho de mis tristezas y peores momentos porque, quién sabe, igual puedo ayudar a alguien y eso vale mucho más que mi orgullo.

Lo he llamado tema tabú porque la tristeza hoy en día lo es. No está bien visto decir que estás triste ni está bien visto hundirse, lo que está bien visto es la buena actitud y el decir mensajes positivos. Pero la tristeza forma parte de la vida y a veces es buena. Poco a poco nos hemos ido metiendo en un mundo de autoengaño. Y peor aún, de engañar a los demás.


Hoy estaba paseando por el Instagram de Lucía Be @mrsluciabe y me ha gustado ver cómo ella se abre y cuenta, con sentido del humor, las mierdas de la vida. Hoy quiero unirme a ese club.


Está bien visto anunciar en Instagram tu boda, tu vida sentimental, tus fotos de pareja, la alegría y el jolgorio de tus viernes, tus comilonas en el buffet, tus vacaciones en la playa, lo guapos que van tus hijos a la comunión, lo que te han regalado, las sorpresas y un largo etcétera de cosas preciosas.


Está mal visto anunciar tu ruptura, tu fracaso, tus impedimentos, tu suciedad, tu desorden, caos mental, tus enfermedades mentales y físicas, tu pereza, tu lujuria, tus inmadureces, tus tristezas y sentimientos de vacío.


Oye, ¡Pero que están en todo el mundo! Me da pena pensar que algunas pobres personas creen que no es así, y que son los únicos desgraciados que sufren y que no han tenido unas buenas vacaciones o un viernes de lujo, o no van por su tercer hijo lleno de pañales de felicidad.


El primer motivo de muerte no natural en España NO son los accidentes de coche, señores, el primer motivo es el suicidio. La tristeza está ahí, muy presente entre nosotros, muy tabú y muy escondida.


Me da pena pensar que hay personas que no entienden que la vida tiene sus altos y sus bajos y no eres menos, ni más débil por estar en un bajo. Aunque sea un bajo muy largo.


Me da pena que haya tanto juicio hacia los demás y que por culpa de eso nos hayamos vuelto fríos y reservados.


Todo esto ha hecho que incluso yo misma tenga reparos siempre en contar mis desiertos, por miedo al juicio y demás.


Las mujeres encima tenemos todos los meses las hormonas por las nubes, y no es nada fácil mantenerse estable esos días. El demonio atacó a Jesucristo cuando más débil se sentía, en medio del desierto, llevaba muchos días ayunando. Así nos pasa también a nosotras.


Yo ahora mismo estoy en medio de una menstruación monstruosa (¡Qué poético!). El dolor es horrible, la sensación de cansancio constante, pero lo peor es la cabeza. Un sentimiento de profunda tristeza y de no querer vivir inmenso, que no se va ni leyendo, ni paseando, ni hablando con nadie.


Esta vorágine es un imán gigante para malos pensamientos, parece que de repente "se me ocurre pensar" que oye, que fíjate qué poco verano he tenido comparado con otros en su chalet, que cuántas discusiones familiares me he tenido que tragar, que cuántas horas en la silla estudiando la oposición con el ventilador en el cogote, que qué poco dinero me queda y cuánta falta me hace ahora mismo, que qué pesados los periquitos gritando todo el día, que no se están cumpliendo esos sueños que yo tenía desde niña, que parece a veces que la oración no sirva, que no me siento colmada en todos los aspectos de mi vida, puede que en ninguno, que por qué mi padre tuvo que morir tan joven y qué sentido tiene todo.


Y puedo seguir, ¿eh? Puedo escribir varias páginas si queréis, pero ese no es el cometido de este post.


De repente se me olvida todo lo que he aprendido estudiando, el regalo que han sido estas oposiciones y el viaje a Londres, todas las personas que me he encontrado por el camino, todas las risas y los planes, los buenos momentos con mi familia, los reencuentros, y más.


Eso que vivimos y que a veces pesa es nuestra cruz. Y la cruz pesa, está astillada y encima hay que llevarla monte arriba con la solana. La cruz hace que te caigas al suelo y te rompas la nariz. No es agradable llevarla. A veces no se nota que está pero otras veces está muy presente.


 La cruz la llevamos todos, y a veces la sientes más y otras menos. Cada cual tiene una cruz distinta, hecha a su medida, con las características que diferencian su vida.


Es un misterio, pero la cruz es gloriosa. Nos enseña mucho, nos hace amar a los demás, nos une entre nosotros y nos glorifica. La cruz está ahí por pura necesidad, porque debe estarlo, porque forma parte de la vida. Nos humilla, y eso es bueno. Nos ayuda a actuar en ciertos momentos, nos ayuda a cambiar nuestro corazón. Nuestro corazón no sería tan bonito si no hubiera sido arañado por el sufrimiento de la vida. Nuestra mente no tendría este entendimiento si no hubiéramos pasado por el fracaso. Nuestra humildad no podría estar presente sin este dolor.


El otro día leí esta frase preciosa de Teresa Sudupe: "Hay cosas que solo se ven claras con ojos que han llorado."


Nos quedamos con esto.


Yo espero que podáis seguir adelante, sois todos súper necesarios, esto va así, mucho ánimo, vamos a confiar.


Gracias por leerme.



Irene Vila✨



INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)

viernes, 9 de agosto de 2019

Pelo con henna + katam = pelazo

¡Muy buenos días chicas y chicos y bienvenidos a Ciencia de ti!😍


antes y despues henna



Hoy quería enseñaros mi última henna en el pelo. Esta vez he utilizado henna + katam. 

La henna es el barro que se hace con el polvo de las hojas machacadas de la planta Lawsonia Inermis, que tiñe de color rojo. El katam es una planta que, mezclada con la henna, logra crear chocolates. (Si quieres saber más sobre esto, lee mi guía sobre la henna)💗

Por cierto, os dejo vídeo de esto! 


antes y despues henna hair

Antes de nada, deciros que si sois morenas tendréis que aclarar antes un poco vuestro cabello. Si vuestro cabello es virgen (sin teñir), también lograréis que la henna quede más intensa aclarando un poco. Si os teñís con henna sobre cabello virgen, solo os dará unos reflejos. Yo utilizo este spray de camomila sobre cabello húmedo para aclarar el cabello conforme va saliendo y que la henna quede más intensa:




Mi base es castaña y la aclaro un poco a castaño más clarito.


Las chicas que compréis en Amazon EEUU también tenéis la opción de leeros este post y así podréis encontrar fácilmente estos productos en vuestro país.



¡El siguiente paso es aplicar la henna! La henna libera su máximo pigmento a las 8 horas de maceración en ácido y temperatura cálida. Yo lo que hago es prepararla con agua hirviendo y un chorro de vinagre, encender el horno, apagarlo, y meter el cacharro con la henna, dejarlo reposar toda la noche y al día siguiente añadir el katam y aplicar.





Esta es la henna que utilizo:





Y este es el katam que he comprado. ¿Cuánto katam añadí? Solo 3 cucharadas soperas rasas. ¡rasas! No colmadas. No es tanto.😊 Es solo para darle un toque amarronado:








Si me seguís en Instagram @iirpel y por aquí habréis visto la evolución del color. En este post podéis ver la henna anterior a esta, me puse henna pura y quedó espectacular también.


Después de teñir, debes esperar 48 horas sin lavarte el pelo para que la henna se oxide. ¿Qué significa eso? La henna recién puesta está más roja, más fosfi, y a las 48 horas el color se ha apagado un poco. Me preguntáis mucho si lavando el pelo evitamos que se oxide porque a algunas os gusta fosfi. Pues no chicas, la henna se oxida igualmente porque tarde o temprano recibirá oxígeno que es lo que oxida las cosas...


Lo mejor para que os quede un color más vivo es añadir Cassia:







¡Y nada más! Os dejo por aquí resultados del color y os dejo enlace al vídeo donde os cuento un poquito más. En mi canal de Youtube Ciencia de ti tengo una serie de vídeos sobre la henna y muchas más cosas. La lista de reproducción se llama "henna" y así podéis verlos todos juntos. Por este blog también he dejado enlaces a vídeos.



Por cierto, si utilizáis mis enlaces de Amazon me llevo comisión, ¡así que gracias! Se ve que para que me lleve comisión no debe estar en el carrito mucho rato 😂así que ya sabéis!




¡Gracias por leerme!

Irene Vila✨




INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)


viernes, 2 de agosto de 2019

Una semana con cero redes sociales: mi experiencia




El otro día me agobié y saturé por una serie de cosas, y el resultado fue lo siguiente: me desinstalé la aplicación de WhatsApp, la de Instagram y me eliminé el Facebook. Olé.

Hice esta renuncia sin pensarlo mucho, porque si me ponía a pensar, sabía que encontraría un millón de motivos para no hacerlo, pero sentía una llamada muy fuerte a hacerlo y os quiero contar lo curioso de mi experiencia.

Me propuse como meta estar una semana sin redes sociales. A algunos les parecerá poco y a otros una eternidad. Os parecerá una tontería, pero las redes sociales forman parte de mi trabajo y la propuesta no era tan fácil. No solo eso, me encontraba totalmente adicta a utilizar el WhatsApp casi constantemente, a mirarlo todo el rato para "ver si había algo nuevo".

Mi WhatsApp y mi Instagram echaban humo: siempre había algo a lo que atender, un mensaje que contestar, un estímulo, un ruido.

Sin pensarlo mucho me quité todo ese ruido de encima. Pensaba: "esto me va a costar". ¡Qué equivocada estaba!

Quitarme de encima la mochila de las redes sociales esa semana le dio mucho descanso a mi mente porque ya no estaba todo el día sobreestimulada, ni con "deberes" de contestar mensajes.

A veces, con el WhatsApp, me sentía con la obligación de contarles a mis amigas qué me había pasado durante el día, y si me dejaba algo importante, me sentía mal. ¿Por qué? ¡No hace falta que estén informadas de todo! ¡Me puedo guardar cosas para mí! Las redes nos crean obligaciones invisibles.

Además, en este silencio que tiene la vida, (muy bello por cierto) no me había percatado de lo fuerte que puede hablarte Dios sin tanto ruido. El silencio es paz, la mente tranquila es paz, las redes sociales hacen ruido y rompen este silencio.



Esta semana se ha creado una intimidad preciosa entre Dios y yo, y en gran parte por eso quería recomendaros hacer lo mismo.

Reconozco que ante la idea de quitar las redes me sentí algo indefensa, y teniendo en cuenta que era verano y que no había avisado a nadie de mi huida (exceptuando mi foto de perfil de WhatsApp que decía: "no tengo WhatsApp, para cualquier cosa llámame") pensaba: "¡No me voy a enterar de las quedadas! ¡Si ahora todo se avisa por WhatsApp!"
No fue así.

Le había pedido a Dios que con su Divina Providencia me proveyera quedadas. Me regaló una semana con las quedadas más originales e inesperadas. No fueron con las personas de siempre y de las maneras de siempre. Fueron encuentros casuales con amigos distintos, ¡muy divertido todo! No había vivido antes esto. Ya no me acordaba de lo que se siente tener un padre en el Cielo que te cuida hasta en los más mínimos detalles y te da lo que necesitas en cada momento.

Los que de verdad te quieren se interesan por ti, y si eso significa llamar por teléfono, lo hacen. Y he redescubierto que el teléfono es mucho más divertido que los audios.

El día tiene un toque misterioso: nadie sabe dónde estás ni qué haces a no ser que te llamen o que quedéis. Me gusta guardarme toda esa información para mí y para Dios.

¿Os habéis fijado de que hay gente a la que le da pánico utilizar la llamada telefónica como medio de comunicación? Oye, ¡Que no es para tanto! Nos escondemos en medio de los tiempos de respuesta, los recibido, entregado y leído, entre los en línea y última conexión. Nada mejor que la transparencia del momento presente para disfrutar de la voz instantánea de las personas a las que amas, del diálogo presente y la naturalidad de la comunicación. Bueno, miento, aún es mejor en persona. 😊

La gente se alegra de oírte:" ¡Me has alegrado con tu llamada!¡Muchas gracias por haberme llamado!" Te dicen. Oye, el WhatsApp no tiene tan desarrollado ese súperpoder.

¿Y la cantidad de tiempo que perdía yo antes de dormir revisando las redes sociales y los mensajes? ¡Más de media hora! Sin redes apagaba la luz y listo.

¿Y la cantidad de tiempo que perdemos revisando las fotos nuevas del perfil de los demás? ¿Y sus estados?

¿Y la cantidad de tiempo que perdemos mirando tonterías en Instagram?

Una cosa que es importante e incluso preocupante: lo muy engañados que estamos pensando que conocemos a las personas a través de las fotos que suben o de los vídeos que comparten. 

Emitimos juicios hacia las personas sin querer queriendo, casi constantemente, por el aspecto que tiene su Instagram o por las frases que escriben a pie de foto. Y también nos comparamos. ¡No es real! ¡No sabemos nada de nadie! Las fotos y escritos son una parte ridículamente pequeña de nuestras vidas. Y aún así, juzgamos. Y hacemos daño sin saberlo.

A mitad escribir esto me he puesto a hablar con unas amigas por teléfono. ¡Qué regalo oírlas felices!

Cuando me volví a descargar las aplicaciones después de una semana flipé: WhatsApp me decía: tienes 543 mensajes no leídos de 30 conversaciones 😱 ¿Whaaaat? Locuras. Tardó un siglo en descargarse todo y en restaurarse la copia de seguridad.



Pensaba que amaba WhatsApp, pero ahora he visto que lo odio un poquito. Ahora me dan más pereza los audios, abrir las conversaciones... Con lo bonito que era el teléfono. Yo seguiré usando la clásica llamada.📲

Este pequeño retiro me ha dicho muchas cosas y quería compartirlas. Puede que repita esto cada cierto tiempo, no sé lo que haré, pero no me quedo indiferente después de esto.

¡Gracias por leerme!


Irene Vila✨



INSTAGRAM @iirpel

INSTAGRAM 

ILUSTRACIONES: @cienciadetigaleria

INSTAGRAM 

OPOSICIONES: @socorroqueoposito

CANAL DE YOUTUBE: Ciencia de ti


(si quieres encargar un dibujo  

personalizado, click aquí)