sábado, 26 de octubre de 2019

La prosa de mi día

Esta es la prosa de mi día.


Busco humildad, busco ayudar, busco ser luz para alguien en su oscuridad.

Busco irme de aquí dejando un legado de cosas buenas, quiero que algún día, a alguien le sirvan de flotador salvavidas.

Quiero acompañar a los demás en el camino de la tristeza, de la desesperanza, del sufrimiento, de la desolación.

Me gustaría que quien se cruce conmigo, se vaya después más feliz.



Yo no soy más que el resto, solo un simple y torpe instrumento de Dios.

Tengo siempre muchas cosas en la cabeza, demasiadas, y siempre estoy maquinando.

A veces me siento inútil por no poder llevarlas todas a cabo y sentir que pasa el tiempo y no he podido acabar esto o empezar aquello.

Soy limitada y débil, a veces se me olvidan cosas importantes, a veces se me pasa el tiempo mirando el móvil cuando debería estar haciendo otra cosa.

A días estoy alegre, otros estoy triste. Y no pasa nada.



Tengo dolores en mi corazón, heridas. Me hubieran gustado otras cosas en la vida, pero comprendo que aunque no es lo que quería, Dios me estaba dando lo que yo necesitaba. Para ayudarme.

Tengo un deseo muy fuerte dentro mi corazón que no está colmado aún, la espera es eterna y a veces por esto me vuelvo fría y sin fe.



Está siendo un tiempo de cambios. Los cambios son buenos pero también afectan. Tal vez el gusano sienta dolor en su metamorfosis hasta ser mariposa, pero es necesario para poder volar.

Tengo una batalla que luchar y eso me llena de vida. Cuando veo resultados me alegro mucho. Y cuando pienso en los que no veo, pero están, también me alegro

Me siento cuidada. A lo largo de mi vida, pese a mi desconfianza, he podido sentir cómo hay alguien detrás de todo esto que me cuida. Es como si Él tuviera las manos en forma de cuenco y yo estuviera ahí dentro, protegida por su calor y alejada del mal. Me lleva aquí y allá, y yo me dejo llevar, porque veo que Él sabe más que yo, me conoce mejor que yo y con Él todo sale bien.



¿De cuántas cosas me has salvado, Dios mío? ¿Por qué te empeñas así conmigo? ¿Qué tengo yo para recibir tanto amor?

 Me regalas tu Providencia cuando te la pido, me obsequias con trabajo cuando te lo imploro, me das sabiduría cuando me falta. Me ayudas a ver donde nadie más ve.

Continuemos juntos con nuestro oficio divino, yo no me rindo.



Irene Vila✨




Instagram @iirpel

YouTube Ciencia de ti

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No te olvides de comentar lo que quieras, ¡te escucho! ;)